jueves, 18 de diciembre de 2014

DE SANTUARIO REVOLUCIONARIO A PARAÍSO FISCAL

YA NO ASUSTA A NADIE
Reventó en los medios y redes sociales. EEUU y Cuba arreglan sus entuertos, levantan bloqueo y se intercambian embajadores. No es mas que blanquear la realidad. El castrismo no cae por que a los norteamericanos no les conviene el caos a las puerta de Miami. No quieren ser mas la excusa del castrismo mientras media población vive de las remesas que mandan del exilio. Que mueran los Castro tranquilos, después Cuba será la playa de estacionamiento de Florida ¿ Pero cómo Fidel, su hermanito y demás gerontes y aparatchiks no son delincuentes de lesa humanidad? No claro si tenemos en cuenta que la única humanidad lesionable son judíos, zurdos y yankys, estos pibes son unos santos.

 ." Por ahora Cuba se mantenía como un santuario turístico revolucionario de la guerra fría. Ese mundo ya no existe. Y Cuba se convirtió en un museo exótico de las revoluciones armadas setentistas con merchandising propio. Un paraíso turístico caribeño financiado con tarjeta Visa. Y con el Che convertido en remeras y en latas de cerveza para la juventud alienada de la sociedad de consumo capitalista. La revolución fracasada convertida en un producto marketinero de distracción democrática del "mundo libre". Cambió el orden mundial. Ya no hay guerra entre un sistema socialista y un sistema capitalista occidental. Desapareció la URSS, y las relaciones de poder del sistema capitalista se rigen por los parámetros de la guerra fría intercapitalista entre Rusia y el eje EEUU-Unión Europea. Y Cuba ya no tiene ninguna referencia estratégica revolucionaria en el patio trasero del Imperio yanqui. Es solo una isla de referencia para tomar sol y disfrutar de los recuerdos de un mundo que ya no existe. Y que Obama, un gerente yanqui, con su ciclo terminado, manipulador, quemado, y marketinero electoral, haya decidido mandar un embajador a la isla, es estadisticamente lógico y cierra con la realidad funcional. Cuando se mueran Fidel y Raúl, Cuba ya no será el prostíbulo de Batista. Será el nuevo paraíso fiscal caribeño de Wall Street. The End."
Por MANUEL FREYTAS

martes, 16 de diciembre de 2014

RADIOGRAFIA DEL BURGUES MEDIO

Por: Gabriel Fossa


Yo viví toda mi vida en Martínez, lugar por excelencia de la clase media argentina y alta.Fui a colegios "Chetos" como se decía antes.Mis padres trabajadores del Estado y Peronistas,nunca tuve privaciones de ningún tipo,pero por suerte mi viejo nunca dejó de inculcarme el respeto al trabajador y a la dignidad del que trabaja, en donde sea, un barredor de calles, como cualquier persona que se gana la vida trabajando.
Pude comprobar por experiencia propia, que en Martínez, o Zona Norte, la gran mayoría eran de la UCD o Radicales, y Conservadores.Muchos padres de mis amigos del colegio, eran médicos, abogados, ingenieros,etc.En donde solo intersaba pertenecer a la casta de la clase media alta, y fiarse nada más ,en cambiar el auto, irse de vacaciones a Punta del Este,o Pinamar o Gesell cuando era Cool. 
 Cansado de ver a la gente de clase media en cagarse en el obrero, en el trabajador, putear a Perón, que dice que les dio a los negros departamentos con parqué y hacian asados con las maderas, que hacer huelga era un acto subversivo, que el estado daba deficit, que YPF tenía que ser Privado, que ojalá los Ingleses hubieran ganado en el 1806 , decir que Eva era una Puta, que Perón era un Nazi y un pedófilo que se acostaba con las chicas de la UES, etc.
 Cuando fue el ultimo momento del Alfonsinato,la madre de un amigo mio, viuda ella, y antiperonista, termino ricibiendo caja PAN, de los radicales.O sea cayó de la clase media alta, hasta ser una lumpen más.Después en los 90 apareció la gran fiesta Menemista de la venta de las empresas estratégicas de la Argentina,y una parte de la sociedad, no paraba de viajar a Miami, a Disney, todo en cuotas, mientras gobernaba la UCD con Menem, etc. Cuando ya no había nada para vender, y empezaba a caer la realidad, de la corrupción y la venta que se había hecho en el país, ya nadie era Menemista, pasaron a ser de la Alianza, y bue ganó la Alianza de gatos separados.
 Cuando llega el 2001 diciembre, ya con toda la crisis del corralito y el corralóm, estoy en el Banco de Boston de Martinez, y me acuerdo perfecto de una Rubia típica de Martinez, diciendo estos hijos de puta de los Bancos, tienen mi dinero y no me lo dan, y ahí me salió el Peronista de adentro y le dije ante 50 personas que estaban en la cola, sabes lo que pasa, es que vos viviste en una nube de pedo, te cagaste en la gente que se quedaba sin laburo, te cagaste en las empresas que se entregaron , y en la Patria. Ahora jodete pelotuda por que vos solo mirabas tu ombligo.
Bueno eso es la CLASE MEDIA ARGENTINA. Gente mediocre que solo piensan en ellos y en su autito para competir con el vecino,mientras el país se cae ,a ellos solo les importa su VANIDAD.
 http://legioncatolica.blogspot.com.ar/2014/12/la-clase-media-argentina-o-el-medio.html

domingo, 14 de diciembre de 2014

VIENTO DIVINO

Muchos ya sabrán lo que son los kamikaze. Tal el nombre que le fuera dado a aquellos aviadores japoneses que en la última gran guerra se lanzaban junto a una carga de explosivos que acompañaba a su avión contra los barcos de los enemigos para hacerlos saltar por el aire. Se ha hablado mucho de estos “voluntarios de la muerte”, a veces con admiración, otras con horror. Pero no siempre ha sido captado el sentido completo de esta iniciativa, en verdad sin precedentes en nuestra historia: puesto que éste es el primer caso de una táctica sistemáticamente estudiada y organizada que implica la muerte segura de los combatientes, aplicada no en casos esporádicos, dentro de los marcos de formas de exaltación individual, sino durante un largo período y con un cuerpo especial adiestrado de manera adecuada.
 
Sobre los kamikaze se ha publicado un libro en francés escrito por dos oficiales japoneses que formaran parte de tal cuerpo (R. Inoguchi y T. Nakajima, Alerte kamikaze!, París, Ed. France-Empire). Es un libro escrito en un crudo estilo militar que hace referencia esencialmente a la organización y a los distintos operativos realizados. A pesar de ello se transmite igualmente parte del espíritu que ha caracterizado al kamikaze. Dicho cuerpo fue creado por el almirante Onishi cuando, ante la aplastante superioridad de medios por parte del adversario, pareció que no hubiese otra esperanza en la victoria que no fuera un milagro solamente realizable por un camino de excepción. Kamikaze quiere decir “Viento” y “Tempestad de los Dioses”. Con esto se hizo referencia a un episodio de la anterior historia del Japón. En 1281, en una situación por igual desesperada, un huracán, que se pensó hubiese sido desencadenado por los dioses, salvó al Japón hundiendo en pocos minutos una potentísima flota enemiga. De este modo los kamikaze se concibieron a sí mismos casi como la encarnación de la misma fuerza divina que entonces había salvado a la nación. En el momento de constitución del cuerpo éstas fueron las palabras pronunciadas por el almirante Onishi:  
 
Me dirijo a vosotros en nombre de los cien millones de Japoneses para solicitar vuestro sacrificio, invocando la victoria. Uds. ya son dioses y los dioses se olvidan de cualquier deseo humano. Si por casualidad todavía tienen uno que sea aquél de saber que vuestro sacrificio no ha sido en vano”. 
 
Tales palabras hallaron un suelo preparado en el estado de ánimo de exasperación nacido en masas de combatientes que, aun constatando la imposibilidad de hacer frente al enemigo con sus mismos medios, no querían sin embargo de ninguna manera doblegarse ante un destino infausto. De este modo la determinación de vencer a cualquier costo, atestiguada en un primer momento por ejemplos aislados, con la precipitación de los acontecimientos y con la creación de aquel cuerpo especial, terminó “inflándose como un torrente destructor”. Se calcula que desde el 24 de octubre de 1944, fecha de la creación del cuerpo de los kamikaze, hasta el 15 de agosto de 1945, fecha de la capitulación del Japón, 2.530 pilotos se lanzaron en los ataques suicidas en contra de los portaviones, los acorazados y los transportes norteamericanos. En el momento en el cual, a pesar de todo, Japón depuso las armas, el almirante Onishi se mató, alcanzando así a sus hombres en la muerte. Poco antes escribió esta breve estrofa lírica: “Después de la tempestad –la luna ha aparecido- radiante”.
 
Esto nos lleva a analizar el elemento interior, ético y espiritual del espíritu kamikaze. Por un lado, el llamado de Onishi había encontrado una superabundancia de voluntarios. El libro aquí mencionado nos refiere que aquellos que eran elegidos consideraban tal cosa como un alto honor por el cual agradecían, y que a veces se llegó hasta a protestar y acusar de favoritismo e incluso de “corrupción” cuando tal privilegio no era concedido. Luego debe ser subrayado que no se trataba de un gesto dictado por un momento de exaltación y de delirio heroico. Podía acontecer que los kamikaze tuviesen que esperar meses enteros antes de ser enviados a su misión. Y en este período pasaban el tiempo acudiendo a sus ocupaciones normales, participando incluso de juegos y diversiones, casi como si no tuviesen ante sí la perspectiva de partir hacia una muerte segura y casi como si aquellas no fuesen sus últimas jornadas de la vida. Su misticismo guerrero se acompañaba de una fría y lúcida determinación, puesto que, tal como se ha mencionado, ellos tenían que adiestrase a fondo en las técnicas precisas de un ataque que para tener eficacia reclamaba hasta el final un absoluto dominio de sí mismo.
 
Para entender todo esto hay que remitirse a factores ético-espirituales y a una concepción de la vida sumamente diferente de la que impera en el Occidente moderno. En primer lugar existía la idea de que “al convertirse en soldados ya se había dado la vida por el Emperador” y que “si los nuestros luego tuviesen que pensar no haber hecho de todo para vencer, se matarían igualmente, sin por ello reputarse libres de sus culpas”. Se encontraba luego una ética más general derivada de la sabiduría de Confucio, la cual, del mismo modo que la estoica, exhorta a vivir en modo tal como si cada día fuese el último. Y a esta ética que, si es vivida, no puede no propiciar un natural y calmo desapego, se le unía aquello que venía de una  concepción tradicional que no ve en el nacimiento el principio de la existencia humana y en la muerte el final inevitable del ser. De aquí la característica de un heroísmo que no es oscuro, trágico y desesperado, sino que se encuentra rectificado por la certeza de una vida superior. Por esto los kamikaze eran considerados como “dioses vivientes”. Por esto para sus aparatos no fueron elegidos símbolos de muerte, calaveras, color negro u otro, tal como sucede en cambio con otros casos, sino símbolos de inmortalidad. Ooka fue denominado el pequeño tipo de avión de una sola plaza que, cargado con dos toneladas de explosivos, era desenganchado por un bombardero y que por medio de aceleradores a propulsión se precipitaba a una velocidad elevadísima sobre el objetivo, con una autonomía de 20 km. Pero Ooka quiere decir “Flor de Ciruelo”, flor que en Extremo Oriente vale también como luminoso símbolo de inmortalidad.
 
Pero esta inmortalidad, de acuerdo a la concepción japonesa, no es de carácter puramente trascendente; es la de fuerzas que aun el más allá puden sostener y alimentar la grandeza y la potencia del Imperio. Por esto el almirante Onishi pudo también decir:  
 
El nacimiento del espíritu kamikaze nos asegura la perennidad del Japón aunque no haya sino una probabilidad ínfima de vencer
 
Y en el fondo, ésta aparece como la extrema justificación del sacrificio de aquellos que habían pensado 
 
...“levantar con la pureza de su juventud el Viento de los Dioses
 
La aparición de los kamikaze aterrorizó por cierto a las fuerzas norteamericanas. Han quedado descripciones del paroxismo y pánico que producía en los barcos yanquis su mera aparición. Se lanzaban contra el mismo todo tipo de elemento bélico y muchas veces acontecía que el avión, aun impactado, se arrastraba con una estela de llamas y humo en contra del objetivo. Pero los resultados tácticos y estratégicos esperados no fueron obtenidos. Las cosas habían llegado ya a un punto tal  que faltaban los aparatos, que no era ni siquiera posible proveer una escolta necesaria para impedir que los kamikaze fuesen abatidos mucho antes de poder acercarse a las task-forces norteamericanas y a otros objetivos. Todas las destrucciones operadas no pudieron de todos modos impedir la derrota.
 
Y ésta es una experiencia deprimente. Deprimente porque podría no valer tan sólo para aquel caso. Los tiempos parecen ser tales que aun la extrema tensión heroica de espíritus que ya en forma anticipada han rescindido el vínculo humano puede ser vana ante una aplastante potencia organizada de la materia.
JULIUS EVOLA
“Roma”, 11 de diciembre de 1957.

 http://australis-traditio.blogspot.mx/2013/07/los-kamikaze-julius-evola.html

sábado, 13 de diciembre de 2014

UN PROCER PERONISTA

UN CURRICULUM LLAMATIVO
Cototo el "agil" a la derecha de su pantalla

 
Acá trataremos de un personaje ilustre: José Luis Manzano, alias “Chupete”, y más familiarmente, “Cototo”.
 
Mucho más joven que yo (nacido en 1956), comprovinciano mío (nadie es perfecto), se destacó como Ministro de Interior del presidente Carlos Menem (1991-1992). En un corto lapso, con el auxilio de su edecán el “Chueco” Masson, se hizo célebre en el gran público por sus afanes administrativos. Ímproba labor que —dicen— lo llevó a pronunciar una frase de antología: “Yo robo para la corona” (mito de la corrupción menemista).
 
Antes de eso había brillado en la Cámara de Diputados de la Nación (1983-1991). Había integrado el ala “reformista” del peronismo (que, como es sabido, tiene alas de todos los colores, como una mariposa), con Antonio Cafiero, pero, siempre ágil, pronto se registró en el libro de pases en el equipo del por entonces patilludo y riojano candidato presidencial. Como parlamentario había adquirido fama por su proyecto de declarar el 11 de octubre como el “Último día de la Liberación de América Latina”. Pensé entonces que él encabezaría la protesta mapuche. Sin embargo, la mención a Vespucci (“América”) y al Lazio, cuna de la romanidad (“Latina”), descartaba la relación con “los pueblos originarios” (para llamarlos de algún modo).
 
Por otra parte, me acordé que los indios (la gente que vivía detrás del Islam, según los europeos) no tenían rótulo para designar el continente donde vivían. “Chupete”: ¿sería italiano? ¡No! Si no en vez de Manzano, sería “Melo”…, pero la duda me quedó. En lo que sí estaba firme era en su “liberacionismo”. En la década de 1980 a 1990 presidió en Mendoza las diversas comisiones de auxilio a los chilenos castristas que, por fuerza mayor, se exiliaban tras los Andes. “Cototo” era un médico joven, insigne luchador por los derechos humanos de los marxistas en apuros. Siendo diputado consiguió para su esposa de otrora, una maestra, un préstamo hipotecario, de bajísimo interés, de esos que otorgaba otro joven político que prometía mucho, el platense Carlos Raimundi (que de alfonsinista ha pasado a kirchnerista, de la Coordinadora a La Cámpora, y que en 1994 fue becado por el Consejo Británico para investigar en Inglaterra), que dio que hablar a los mal pensados.
 
Bien. Pero aquello había pasado a la historia. En 1993 ya era un snob que se vestía con un “enterito” anaranjado y se operaba las nalgas para levantárselas un poco. Con los dinerillos ahorrados durante su gestión menemista se autoexilió, no en Cuba —como alguien hubiera supuesto— sino en los Estados Unidos. Allí permaneció dos años (1991-1993), intensa e intelectualmente proficuos. Se inscribió en la Universidad de La Jolla, próxima a San Diego, en California, y después en la de Georgetown, de los jesuitas, en Washington. ¿Qué hacía “Chupete” en una de las universidades más caras de USA y en un selecto instituto clerical…? No se sabe bien qué es lo que había estudiado. Lo cierto es que en esos am-bientes obtuvo muy buenas conexiones económicas, que desembocaron en Florida —“flórida”, dicen los bobos que se acoplan a la pronunciación anglosajona, ignorando que Hernando Soto la bautizó así por la Pascua Florida de Resurrección—. En “flórida” —por esa época paraíso del “déme dos” de los turistas argentinos, aquellos que decían “Ver Orlando y después morir”— se asoció con Jorge Mas Canosa, líder de los cubanos escapados del edén antillano. De nuevo, los mal pensados, dijeron que más que con los cubanos fue con los colombianos con quienes trabó amistad “Chupete”.
 
Lo cierto es que, añorando el dulce de leche, el mate amargo y el choripán, retornó a la Argentina. Volvió al país, pero no a la política partidaria. Ahora, en 1994, Manzano se convirtió en “empresario”. Al principio, con cierta timidez. Se asoció con Daniel Vila —¡gran valor!— en el “Grupo Uno”, cadena que ha llegado a contar con cuarenta medios de comunicación, y en su colateral, el “Supercanal”.
 
Empero, Manzano era un socio oculto de Vila. También comenzó a comprar viñas en su Tupungato natal (hoy posee 1.533 hectáreas plantadas, en una zona donde cien hectáreas sobran para vivir con holgura). En los mentideros de aquel tiempo de “asomo”, diríamos, se comentaba el caso de un sujeto que había servido de “palo blanco” a “Chupete”, y que al divorciarse, pícara, la mujer le exigía la mitad de la plantación. Pues, la fulana habría recibido la visita de dos matones que, junto con unos pocos pesos, le dieron un adelanto de lo que le podría suceder si insistía en su extorsión. En fin, era un período de oscuridad, que por suerte, pronto se superó.
 
Después, Manzano constituyó el Grupo Vitivinícola de Tupungato, con su bodega “Altus”, que elabora un millón de litros. Inauguró el restaurante “La Tupiña”, en Guatallary. En Mendoza se hizo socio de la compañía eléctrica estatal EDEMSA, al tiempo que intervenía con “Andina S.A.” en “Hidroeléctrica Ameghino” en Chubut. Participaba en la firma Ketsal y Kilwer; y su sociedad con Vila se hacía cargo de “América TV”. Esta actividad mediática ha sido excelente, pues ha contribuido a borrar acusaciones infundadas, como la de haber recibido coimas en la así llamada “tangente italiana”. De vuelta me asaltó la pregunta: ¿sería italiano Manzano?
 
De mata en mata y de salto en salto, nuestro empresario —que, ¡ojo! nunca ha dejado de ser peronista, es decir, se dedica a “combatir al capital”— se lanzó al campo petrolífero. A ese efecto, constituyó “Andes Energía”, en el 2007, con otros socios (su abogado Jorge Aidar Bestene, Luis Nofal y Alfredo Vila).
 
Tal el llamativo “curriculum” empresarial del antiguo militante de izquierda.
 
 
MATANDO VACAS EN LONDRES 
  
Acerca de “Andes Energía” escriben en la revista “Noticias”, de Buenos Aires (15 de marzo de 2014, pág. 31) que es una compañía pública que “cotiza en la bolsa de Londres y con la que se presentaron a licitación en México. También tienen presencia en Colombia, Paraguay, Venezuela y Argentina”. En total, facturó el año pasado 1.490 millones de pesos. Tienen además el 10 % de Metrogás. “Teníamos una opción de compra por el 51 %, pero el Estado tenía un derecho de preferencia. Se la terminó quedando YPF por un valor muy bajo”, explica.
 
Pero el negocio alcanzó para acercar a José Luis Manzano otra vez al poder. Fue Sebastián Eskenazi, ex CEO de YPF, el que lo invitó a un acto de la petrolera. Allí se produjo el encuentro con Cristina, pocos meses después de la muerte de Néstor. “Fue muy emotivo, se abrazaron y le dio sus condolencias. Ellos tenían una vieja relación de cuando José Luis era ministro del Interior. Cristina le pidió verlo, que fuera a Olivos a hablar”, relata Vila. “Desde entonces, Manzano fue un invitado de lujo en distintos actos oficiales, siempre en primera fila después de años de ostracismo por ser considerado un emblema menemista”.
 
Menemista-kirchnerista. Son minucias. Manzano no es ya más un simple partidócrata; él es un empresario de “status” internacional. Eso es sabido. No cabe, pues, asombrarse con sus actividades.
 
Sin embargo, el 6 de marzo del corriente año, leí en un diario de Mendoza, algo que me pasmó. Era una recensión de un artículo de la revista londinense “Bloomberg Markets”, titulado “Argentina oil´s bonanza helping too few led by political friends” (“La bonanza argentina del petróleo ayuda a unos pocos amigos políticos”). Allí se señala que una empresa titulada “Ragusa” se ha quedado con treinta y tres concesiones petrolíferas en la Argentina. Aseguró a Bloomberg Germán Ranfil, quien desde hace quince años acompaña a Manzano en sus diversos emprendimientos. También, Ranfil es: “el artífice de los acuerdos firmados con YPF por los cuales Andes no pone un centavo de inversión y obtiene ganancias, si YPF encuentra petróleo. El cerebro detrás de la conformación de Andes Energía y la obtención de nuestras concesiones es Manzano, dice Ranfil, quien ahora es gerente financiero de Andes, en el artículo de la revista”.
 
Resulta que la empresa “Ragusa” estaba en quiebra, Manzano la compró barata, pagando con acciones de Andes. Continúa informando Ranfil. Así dice que:
 
“Andes ha firmado acuerdos con YPF para desarrollar 15 de sus 33 áreas. En todos sus acuerdos, Andes pone sus campos, YPF la inversión inicial y Andes le devuelve el 30 por ciento de la inversión con el petróleo que se obtenga, sólo si se obtiene petróleo. Manzano es líder de uno de los siete grupos de ex funcionarios y miembros del partido gobernante peronista que han ganado un pedazo de las riquezas energéticas del país”, informa Bloomberg.
 
La palabra “leonino”: ¿algo tendrá que ver con lo antes descrito?
 
Anota la revista Bloomberg Markets otro problema conexo:
 
“Los acuerdos entre YPF y las empresas controladas por Manzano, luego compradas por Andes (Kilwer y Ketsal, entre otras) fueron en su mayoría firmados en 2011, cuando YPF era controlada por Repsol y su CEO era Sebastián Eskenazi. El titular de YPF, Miguel Galuccio, quien no revisó los contratos, declinó hacer comentarios para el artículo, según la revista.
“También con Kilwer y Ketsal se adjudicó la explotación y comercialización por veinticinco años de potenciales áreas petroleras en la provincia de Córdoba.
“Manzano declinó repetidos pedidos de entrevista de Bloomberg pero habló a través de su abogado Dominic Crossley, un socio del estudio jurídico Collyer Bristow, con sede en Londres, asegura que Manzano ha visitado a todos los presidentes de los últimos treinta años, incluidos Néstor y Cristina Kirchner. Y revela que su cliente se ha reunido con Galuccio”.

 
La revista británica, pasa a considerar otras cuestiones vinculadas al negocio de Manzano, especialmente referidas al área de Vaca Muerta:
 
“Entre otras concesiones, Andes tiene derecho para explorar en 860 km2 dos áreas de Vaca Muerta. Sus acciones en la bolsa de Londres casi se triplicaron, saltando de 22 libras a 70 en diciembre pasado, cuando anunció que su acuerdo con YPF para desarrollar Chachauén, Mendoza, comenzaba a mostrar resultados prometedores. Ayer cerraron a 62 libras”.
 
Bloomberg Markets en su muy extenso artículo, se ocupa de otros casos de negocios petrolíferos, que también son “amigos del poder”. Por ejemplo, el de Daniel Peralta (ex integrante del directorio del Banco Central) y su esposa Laura, quienes compraron una empresa Delta, en quiebra, para trabajar áreas en Salta. Este asunto terminó muy mal. En noviembre de 2012, en su casa de Arizona los Peralta fueron hallados muertos. “Peralta mató a su esposa y luego se suicidó” (“Los Andes”, 6 de marzo de 2014, p. A-3).
 
Es de esperar, que “Chupete” Manzano y su actual esposa, Teresa Jordán, no se vean enfrentados a situaciones como las que vivieron los Peralta.
 
Bien. La crónica de la revista londinense, con escasísima difusión en el país, es la que nos ha movido a redactar esta nota.
 
Antes de terminar, queremos asentar un “mea culpa” personal. Varios amigos nos decían que Manzano se llamaba “Apfelbaum”, porque era judío. Yo lo negaba, porque, decía, este sujeto era hijo de un hombre humilde de Tupungato. Pues, resulta que ahora abro Wikipedia [es.wikypedia.org/wiki/ Jose_Luis_Manzano_(empresario)], y leo: “Manzano, José Luis; religión: judía”. Perdón por haber estado engañado.
 
De todas maneras, ahí queda la silueta de este prócer peronista. Hay que ir pensando en la estatua (tal vez para ponerla en el lugar donde estaba la de Colón, por aquello del “11 de octubre”). Eso sí, frente a la futura avenida Néstor Kirchner (ex Paseo Colón y Leandro N. Alem).
 
 

Enrique Díaz Araujo

Fte: El blog de Cabildo

 

martes, 9 de diciembre de 2014

¿IDIOTAS O GENIOS?

La diferencia entre la idiotez y el genio
está en que el genio tiene sus límites.
Albert Einstein

Viendo los últimos acontecimientos en Iraq y repasando la política exterior de los Estados Unidos de Norteamérica de las últimas décadas uno, queriendo o sin querer, llega a la conclusión de que existen solamente dos posibilidades: o bien los políticos norteamericanos son completamente idiotas, o bien son tan geniales que nosotros, los infelices mortales poseedores de un intelecto más bien normal, somos incapaces de seguirlos y comprenderlos.

Hagamos un ejercicio. Consideren los siguientes datos.

En 2003 los norteamericanos arrasan Iraq, derrocan a Saddam Hussein y ponen un gobierno shiíta para administrar el país. Algunos años más tarde, el Departamento de Estado pone bajo una formidable presión al gobierno, también shiíta, de Irán al punto en que varias veces casi cede a la coerción de los israelíes para ir a la guerra contra los iraníes quienes, a su vez, cultivan bastante estrechos contactos con el gobierno iraquí instalado por los propios norteamericanos.

En otras palabras: si había un Estado que podía influir positivamente en la estabilización del gobierno shiíta de Iraq, ése era el Estado shiíta de Irán. Así las cosas, en lugar de facilitar la acción de los shiítas iraníes para fortalecer al gobierno de Bagdad, los EE.UU. le encajan sanciones económicas a Irán con el pretexto de unas armas atómicas tan inexistentes como otrora lo fueron las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein.

Durante años los norteamericanos se la pasaron combatiendo contra insurgentes suníes en Iraq. A pesar de eso, en Libia y Siria apoyaron – junto con Arabia Saudita – justamente a grupos suníes con armas, dinero, adiestramiento e información. Pongámoslo de otro modo: entre los suníes hay combatientes que en Iraq pelearon contra los norteamericanos mientras que después, en Siria  y eventualmente en Libia, pelearon apoyados por los mismos norteamericanos y ahora – otra vez en Iraq – pelean contra el gobierno iraquí impuesto por los norteamericanos.

¿Alguien entre ustedes le encuentra algún sentido a este galimatías?

Lo confieso: yo no.

En Siria los EE.UU. y sus aliados financian, arman y adiestran a los grupos suníes para ayudarlos a tratar de derrocar al shiíta-alawita Bashar al-Assad. Varios integrantes de esos grupos suníes están ahora en Iraq tratando de derrocar al gobierno pro-norteamericano de Bagdad. A todo esto, mientras la política norteamericana denomina "terroristas islámicos" a esos combatientes suníes cuando están en Iraq, por el otro lado los llama "rebeldes" cuando están en Siria. O sea: ¿los mismos que en Iraq son "fanáticos fundamentalistas", en Siria son "opositores democráticos"?

Algo muy similar pasó en Mali y en Chad.  Los grupos armados "anti-dictatoriales" que contaban con armas, apoyo norteamericano y hasta bombardeos de la OTAN mientras peleaban en Libia en el marco de la democratizadora Primavera Árabe, ahora resulta que pasaron a ser "terroristas islámicos" al ingresar en estos dos países africanos.

¿Basta con cruzar una frontera para operar el milagro de convertir en terrorista a un adalid de la democracia? Todo lo que hicieron estos muchachos que ahora están poniendo a Iraq patas para arriba y matando gente a granel fue girar 180 grados y cruzar la frontera de Siria con destino a Bagdad.

Según un viejo y muy malévolo refrán el concepto de "inteligencia militar" es un oxímoron. En el caso de los norteamericanos parecería ser exactamente eso. A menos que, como dije antes, se trate de una genialidad tan sublime que se me escapa.

Pero el Medio Oriente no es el único lugar en dónde brilla la genialidad norteamericana. En Ucrania las cosas tampoco están mucho mejor que digamos. Lo crean ustedes o no lo crean, en la plaza Maidan de Kiev siguen estando las carpas y los manifestantes. Gracias a la presión norteamericana y en parte europea, los ucranianos ya tienen su democracia, su nuevo presidente y sus nuevas autoridades. Pero el Maidan sigue ocupado y la trifulca continúa. Incluso con decenas de muertos en la región oriental del país.

¿Por qué ocuparon la plaza hace ya cosa de medio año atrás? Pues, recordarán ustedes que todo empezó con la presunta integración de Ucrania a la Unión Europea. A Yanukovich le salió mal el doble juego entre Bruselas y Moscú, y al final no firmó el tratado. Lo cual, si bien no le costó la cabeza, sí le costó el puesto.

Al ucraniano promedio – a ése que podríamos llamar el "ucraniano de a pié" – todo eso de la Unión Europea no le iba ni le venía demasiado. Le hubiera alcanzado con recibir puntualmente su sueldo a fin de mes; suponiendo que tuviese trabajo, claro. Que el dinero viniese de Moscú o de Berlín le importaba un bledo. De la integración a Europa nuestro ucraniano de a pié solo esperaba tener la oportunidad de conseguir trabajo en alguna parte entre Kiev y París.

Solo que hay un pequeño detalle: a nadie en todo el continente europeo se le ocurrió la peregrina idea de ofrecerle a Ucrania el ser miembro de la Unión. La simplificación del sistema de visas podía todavía ser negociable pero de la libertad trabajar en cualquier parte nadie dijo una sola palabra. Eso se ocultó. De eso no se habló. Es que con eso ni con la ayuda de la CIA se podía sacar la gente a la calle. Por consiguiente, la cosa fue convenientemente simplificada. Elijan: Oriente u Occidente. Un Lada ruso o un Mercedes alemán. Democracia o imperialismo ruso.

Y, naturalmente, la plaza se llenó de gente que quería ser parte de Occidente. Con el Mercedes. Y la democracia.

Pues bien, del Mercedes ya se pueden ir despidiendo. Si todo va bien dentro de poco se firmará el acuerdo económico con la UE. Ucrania abrirá sus mercados, no habrá aduanas pero se podrá privatizar libremente. No hace falta que les detalle lo que eso significa. En la Argentina tenemos experiencia de sobra en esa materia. Y en cuanto al gas, Bruselas tampoco puede hacer mucho. Por supuesto que prometerá ayudar a Kiev en todo lo que pueda pero, hay que entenderlo, si hasta para la Unión Europea la cosa no es tan fácil de arreglar con el loco de Putin, Ucrania tendrá que esperar un poquito hasta que las cosas se enderecen. Y más vale que eso suceda antes del invierno. Con temperaturas hasta menores de 30°C bajo cero en algunas zonas, nadie va a aplacar a los ucranianos diciéndoles "hay que pasar el invierno" como nos sugería aquí el inefable Álvaro Alsogaray.

Y también de la democracia se pueden ir despidiendo. Aunque, claro, eso depende de lo que se quiera entender por democracia. Durante meses la muchedumbre de la plaza Maidan exigió transparencia, honestidad, libertad, nuevos líderes y el alejamiento de lo que ellos llaman "oligarcas" – que no son sino aquellos que se enriquecieron estrepitosamente después de la caída de la Unión Soviética con "negocios" acerca de los cuales es mejor no hacer muchas preguntas. El corrupto Yanukovich huyó y ahora tienen de presidente a Petro Poroshenko, el "rey del chocolate"; un oligarca de cabo a rabo. Según la revista Forbes el hombre "vale" algo así como 1.3 billones de dólares. [1]. Billones dije. No millones.

Por lo demás, Poroshenko ni siquiera es una figura nueva en la política ucraniana; ya ha estado en todos los partidos y sectores imaginables. Como que hasta fue Ministro de Desarrollo Económico y de Comercio del mismísimo Yanukovich. [2]

Los norteamericanos pueden estar contentos de haberle clavado una espina en el costado a Putin. Pero ¿era esto lo que querían los manifestantes de la plaza Maidan? No quiero ser demasiado escéptico pero permítaseme dudarlo. Y mucho.

A menos, por supuesto, que los grandes estrategas de Bruselas y Washington tengan en carpeta alguna genialidad que por ahora no conocemos.

Pero también lo dudo.

Si manejan esto de la misma manera en que manejaron lo de Siria e Iraq no me extrañaría ver dentro de un par de años a Putin incorporando a Estonia, Letonia, Lituania, Ucrania, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Moldova, Rumania y Bulgaria a la Unión Económica Euroasiática.

Séame permitido el porteñismo: los del Departamento de Estado y sus estrategas, ¿son o se hacen?¿O es que se han quedado sin opciones?
DENES MARTOS
-------------------
Páginas web consultadas y activas al 19/06/2014
[1] - http://www.forbes.com/profile/petro-poroshenko/  
[2] - http://web.archive.org/web/20120323132828/http://www.kyivpost.com/news/politics/detail/124833
 http://denesmartos.blogspot.com.ar/2014/06/idiotas-o-genios.html

viernes, 5 de diciembre de 2014

CÓMO DESCUBRIR LA POLVORA CUANDO YA ESTÁ PATENTADA



Por: Guillermo Rojas

BARBARROJA Y EL CHE, JEFES DE LA CHAPUCERIA CUBANA
Parece tratarse de una suerte de lugar común del periodismo argentino, presentar como algo novedoso cosas y hechos que en otros momentos, pasaron por alto por tratarse de verdades inconvenientes o controversiales con el  pensamiento políticamente correcto del momento. Pasa mucho esto, especialmente con la temática de la guerra revolucionaria que viviera nuestro país entre 1959 y 1980 aproximadamente Fenómeno que permaneció soterrado en principio, por las ansias exculpatorias de militares y guerrilleros y comenzó a develarse, mediante estudios, en muchos casos tergiversados, desde la izquierda que contrastaba con un espeso silencio desde los otros actores del conflicto de aquellos años, quienes solo comenzaron a hablar del tema públicamente después de la debacle que para el procesismo residual significó el kirchnerismo, supremo tergiversador de aquella realidad histórica a la que convirtió en un "relato" para descerebrados.

Chocolate por la noticia
Hace casi 14 años vio la luz mi primer libro "Años de Terror y Pólvora: El proyecto cubano en Argentina".  Se trataba de un ensayo histórico político sobre el desarrollo de la guerrilla castrista en Argentina durante el tiempo que va entre 1959 y 1970. Era una  historia de conjunto de un periodo de tiempo que nadie que hubiera investigado el tema había desarrollado, ni desde la izquierda, a quien no le convenía hacer historia de conjunto y se dedicaba en aquella época a relatar anecdotario , "memoria" o estudios teóricos que intentaban explicar "desde la dialéctica marxista" la paliza recibida, tratando, al mismo tiempo, de tapar el bosque con un árbol, ni  la derecha que no hablaba del tema por ignorancia, disimulo o porque pensaban que la cuestión había finalizado con los indultos de Menem y con la plata de las indemnizaciones  a los familiares con la inaudita "Ley de Reparación Histórica".
La publicación de mi libro probó dos cosas. La primera que la guerrilla castrista fue una sucesión de operaciones de Inteligencia, que mal planificadas y peor ejecutadas en el terreno, ocasionaron la muerte de gran cantidad de gente inocente y la de sus principales ejecutores. Protagonistas  de esto fueron Castro, la chapucería de un inflado Guevara y el aparato de la seguridad  cubana a ordenes del famoso Comandante "Barbarroja". La segunda cosa fue que no era necesario ir a La Habana a revisar los cajones del escritorio de Fidel, ni revolver archivos de inteligencia extranjeros, para comprobar que lo ocurrido aquí era la obra del deliro comunista de los "services" cubanos con el Comandante a la cabeza, cosa que el mismo Castro admitiría públicamente tiempo después. Simplemente las pruebas estaban aquí en Argentina, había que remangarse, estudiar el tema, recorrer archivos, hemerotecas, hablar con gente que había protagonizado aquella desgraciada y criminal aventura y poner los resultados negro sobre blanco en el papel. Me llevó seis años Demás está decir que conté con prácticamente nula ayuda, con algunas excepciones destacables como la del ex presidente Frondizi que cordialmente me abrió su archivo del Centro de Estudios Nacionales de la calle Cangallo y la de algunos militares, camaradas de mi padre, que me facilitaron documentos de su archivo personal. En materia de dinero contaba con el del pasaje para el colectivo. Lo curioso fue que los militares hoy perseguidos y encarcelados, cuando les decía el tema de mi libro ponían cara de póker y hacían mutis. Me dieron más información los guerrilleros a quienes entrevisté. Pese a todo la obra se publicó y se agotó rápidamente. Hasta los zurdos la elogiaron y es lectura obligatoria de la Cátedra Che Guevara. Demás esta decir que no hablo precisamente  bien ni de los zurdos ni del Che Guevara como se imaginarán. Contó eso si con un cerrado silencio de la prensa y los medios en general
"ROBI" SANTUCHO: SUEÑOS GENOCIDAS
Hace unas semanas grande fue mi sorpresa, cuando el jefe de la SIDE en la época menemista, el periodista Yofre, presentó un libro llamado "Fue Cuba" que llega a las mismas conclusiones que yo, haciendo desfilar a los mismos personajes que menciono en mi libro, que según el autor, surgen de información de los archivos de la ex Checoslovaquia. Los medios lo recibieron con bombos y platillos como si fuera la gran novedad. Tour por diferentes programas políticos, almuerzos con Mirtha, notas en revistas. Para que el resultado de una investigación se difunda temes que ser liberal o bolche. Lo establece el Sistema. Fue Cuba: Chocolate por la noticia.

El castrovidelismo
 Otra de las viejas novedades que desempolvan los medios estalló los otros días por las redes sociales y los diarios. Supuestamente y de acuerdo con documentos secretos desclasificados de sabe Dios qué archivo, el gobierno del Proceso habría colaborado con el de Fidel Castro en evitar una condena internacional por las violaciones a los humanos y sacrosantos derechos . Sorpresa de muchos desavisados que creen que la política interna es igual a la internacional. Otros pavos de la corrección política no se sorprendieron por que tanto  Videla como Castro eran "fascistas". Ya sabemos que el termino mencionado en la frase anterior es utilizado como insulto y se emplea para todo aquel que no respeta la democracia, los derechos humanos, el multiculturalismo etc.
La realidad es que a este tema ya lo había mencionado un prominente miembro del ERP, hipercrítico  y autocritico con  su aventura foquista. Se trataba del dirigente Helios Prieto (a) Juan Candela que en articulo "Memorias volterianas con final maquiavélico" aparecido en la revista El Rodaballo del 11 de diciembre de 2000. Allí además se expresa ampliamente sobre como cambiaban figuritas los videlistas con Fidel en orden a bloquear resoluciones y condenas o apoyarse para cargos en organismos internacionales. Ya anteriormente  el gobierno militar había dejado partir a Cuba a los familiares de Santucho que no podían ser potencialmente peligrosos. Es de destacar que el embajador cubano aquí ( el Proceso nunca rompió relaciones diplomáticas con Cuba) era un prominente miembro de la Inteligencia, Emilio Aragonés, uno de los lugartenientes de Guevara en su aventura africana y hombre del riñón de Piñeiro Losada "Barbarroja".
Tal Vez lo mas substancioso del articulo de Prieto sea la desmitificación de los jóvenes idealistas, empezando por Santucho a quien consideraba de una naturaleza luciferina. Propenso a los peores crímenes, sostenía que había que fusilar a un millón de burgueses en Argentina o del militante Ramón Rosa Giménez a quien definía como un lumpen propenso a la traición si convenía a sus apetencias personales. Con su nombre se bautizaría a la banda que actuaba en el monte tucumano.

Ya sabemos los medios del Sistema se mueven de forma tal que de acuerdo a que tendencia tenga el que cuente la historia y también como la cuenta y a quien deje mal parado en la misma, publicitan, propagandizan, o no dicen esta boca es mía,  total después siempre tendrán todo el tiempo del mundo para descubrir la pólvora aunque haga cientos de años que esté patentada

domingo, 30 de noviembre de 2014

CONOCIENDO AL ENEMIGO

 
 Herbert Marcuse: padre de la Nueva Izquierda. Sus apóstoles, su legado.

 Por: Andres Irasuste

Herbert Marcuse nació en Alemania a fines del siglo XIX. Fue alumno de Martin Heidegger en la Universidad de Freiburg a fines de los años 20 ya en el siglo XX. Pero además, fue de los primeros integrantes de la Escuela de Frankfurt, uno de sus sacerdotes fundadores y "popes" intelectuales de esta corriente neomarxista que se prolonga hasta hoy. El investigador Martin Jay afirma que, sin la Escuela de Frankfurt, lisa y llanamente no podría entenderse la cultura de nuestro tiempo. Es que una de sus tantas consecuencias ha sido el surgimiento en el campo social y político de lo que se denomina la "corrección política" y la revolución sexual.
Tal como observan Carena & Dávoli (2014), si bien este movimiento, esta corriente, emergió en los espacios académicos de Frankfurt, poco tenía que ver y poco representativa era de la cultura alemana de aquel momento y contexto, sino que más bien -hemos de decir nosotros- entonaba adecuadamente con la idiosincrasia política y cultural de la República de Weimar, con su gobierno neomarxista y "socialdemócrata" muy mal visto por gran parte de la población; gobierno al que se le atribuían inefables traiciones a la Nación alemana luego de la Primera Guerra mundial. Cabe destacar además, que la Escuela de Frankfurt nace emparentada con el Instituto británico Tavistock, una de las usinas (financiada por la gran banca) más prominentes donde se fabricarían diversas teorías y modelos de ingeniería y control social poblacional del siglo XX (dos prominentes figuras de la Psicología vinculadas al Tavistock fueron nada menos que  el psicoanalista Wilfred Bion y el psicólogo social Kurt Lewin).

Marcuse fue uno de los más destacados discípulos de Heidegger, un joven que desde temprano destacó por su alto calibre intelectual, y a su vez fue aquel discípulo que se encargó de "llamar al orden" en público al filósofo alemán -a su propio maestro-  por las implicancias de éste último con el nacionalsocialismo. Con dedo inquisidor, Marcuse señalará a Heidegger (el filósofo más importante del siglo XX) ante la prensa y mediante cartas en tiempos de posguerra, empuñando -y respaldándose- el discurso de los Aliados. Y no podía ser de otra forma: además de su origen judío, el joven Marcuse triunfó en USA inmediatamente después de emigrar a ese país escapando del III Reich en los años 30, habiendo pasado antes por Ginebra y París. Heidegger nunca soñó que uno de sus mejores discípulos, quien dicho sea de paso asimiló muchos de sus planteos sobre "la técnica", los usaría, en el seno de la Escuela de Frankfurt, para amparar teórica y espiritualmente una de las máximas revoluciones de la posmodernidad, esto es, la revolución sexual y cultural de la Nueva Izquierda anglosajona. El triunfo de Marcuse en USA es dato conocido, pero existe otro dato no tan divulgado. Marcuse no triunfa de cualquier forma dentro de USA, sino que nada menos lo hace aceptando un puesto en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) fundada en medio de la guerra, lo cual será posteriormente la CIA.  Las tareas de Marcuse para este organismo de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial consistieron en asesoramiento sobre cuestiones concernientes a la Unión Soviética y Alemania, análisis ideológicos y de política exterior, así como contribuir al diseño de una guerra psicológica –desde la psicología social- en el contexto de la naciente Guerra Fría. (Schulz, 2013) Es decir, no estamos ante un cándido intelectual de escritorio, sino ante un agente de inteligencia que colaboró, primero, en la guerra contra Alemania, y posteriormente contra la Unión Soviética. No se trató de un intelectual orgánico de partido como lo fue Gramsci ni un escritor solitario dentro de una cabaña alpina como Nietzsche, sino de un "intelectual engranaje" de aparatos políticos y organizacionales que disputaban un modelo de civilización. No fue el único caso, sino que su colega, Theodor Adorno, fue conjurado por Rockefeller para formar parte del proyecto "Radio", proyecto que inauguraría en USA una interesante vanguardia de investigación experimental sobre comunicación y control social mediante los medios, que terminaría repercutiendo en la industria del cine, la TV y la industria discográfica. (Carena & Dávoli, 2014)
Marcuse era de izquierda, pero ya veremos cuál es la izquierda marcusiana. Asimismo, no menor es el detalle de que estos programas de inteligencia, como ser también el Russian Institute de la Columbia University (en el cual Marcuse se desempeñó), recibían una fuerte financiación también del magnate Rockefeller. De hecho, al igual que en el caso de Theodor Adorno y otros "pioneros frankfurtianos", fue la agencia de Rockefeller aquella que se encargó de "mover los hilos" para colocar a estos jóvenes intelectuales brillantes en  puestos clave y estratégicos del aparato organizacional estadounidense. Luego de cumplir tareas de inteligencia y de desempeñarse en la Columbia University, escribe en los años 50 "Eros y civilización", y en los años 60 "El hombre unidimensional", probablemente sus obras más relevantes que fueron rápidamente asimiladas por la juventud contestataria del mundo rico y desarrollado.

Sociedades del capitalismo tardío:

¿Por qué decimos "nueva izquierda" cuando hablamos de Marcuse? El subtítulo de su obra "El hombre unidimensional" es precisamente: "ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada". Las juventudes francesas y alemanas, tras su regreso a Europa luego del Mayo del 68, lo aclamaron como su gurú, y le llamaron "padre de la nueva izquierda". Estamos ante un profeta espiritualmente proclamado por el Pueblo.
Marcuse establece un acertado diagnóstico de las sociedades desarrolladas de posguerra. A contrapelo de muchos marxistas ortodoxos de su tiempo (y aún de este tiempo), Marcuse se da cuenta de que las sociedades capitalistas contemporáneas mutaron respecto a aquel capitalismo industrial de corte siglo XIX. Cuando Marx murió esa transformación ya se hallaba en plena marcha: las sociedades de los países ricos del siglo XX, luego de la Segunda Guerra mundial producían suficiente riqueza, que en conjunto con la adecuada legislación en el seno del Estado de Bienestar, brindaron un marcado confort y un estatus al trabajador asalariado, por lo que éste ya no estaría plenamente estimulado a llevar adelante la revolución. En caso de pensar en hacer la revolución socialista en el seno profundo de la sociedad posindustrial (lo que algunos -como Jürgen Habermas- denominan "sociedades del capitalismo tardío"), el trabajador tendría que pensarlo dos veces, puesto que pondría en riesgo inminente su nuevo poder adquisitivo, su acceso al sistema de bienestar estatal (salud, educación pública), incluso su acceso a la cultura del divertimento y del turismo, antes lujos y esnobismos exclusivos de las clases más acomodadas. El plan Marshall tuvo mucho que ver en generar estas posibilidades de relanzar la acumulación de riqueza en el caso europeo. Lo que Marcuse intentará buscar es el corolario sociológico de este nuevo orden del mundo desarrollado, y plantea un problema que es crucial: si el proletariado europeo en tanto sujeto de la revolución ha quedado vaciado y agotado en la naturaleza del devenir del decurso histórico, ¿qué fuerza de cambio social ocupará su lugar? Esta pregunta se desarrolla en el seno de una constatación socio-histórica a la que Marcuse llamará el feliz matrimonio de lo positivo y de lo negativo, el fin de la dialéctica revolucionaria. (1993, p. 255) Esto refiere a que hay una tendencia positiva (fehaciente) de la historia, pero a su vez negativa desde el punto de vista de la prosecución de la revolución: con la humanización del capitalismo adviene un significativo bienestar material, pero a su vez resulta que ello implica la frustración histórica de la transformación de raíz del sistema mismo en términos de revolución socialista. El trabajador poseía ahora un nivel de vida inequívocamente muy superior al del proletariado de Manchester del siglo XIX, pero todo ello a costa de una "desexualización represiva" de la personalidad humana: producir y producir. Este modelo, hasta la Segunda Guerra, estuvo amparado sobre la base de lo que posteriormente en los 60 se criticará como "la familia burguesa patriarcal".  

El nuevo sujeto del cambio social: las minorías.

Pero llegados a cierto punto del capitalismo tardío, éste debe producir también el goce que le resulta redituable. Si el sujeto revolucionario del marxismo clásico ha quedado agotado porque ya no tiene cabida en el capitalismo tardío, ¿cuál es el nuevo sujeto entonces? Las minorías y "sectores marginales" estarán llamadas a ocupar ese lugar ante la ausencia de un proletariado revolucionario. El orden social no tolera vacíos.  
Ya no será el partido comunista de cada país, como tampoco probablemente los sindicatos de corte y estilo clásico: ahora serán las feministas las que llenen la casilla vacía de la estructura social, será la lucha de los negros, los drug users y los "yonquis", los inmigrantes, los estudiantes desempleados de clase media (caso de las juventudes del mayo francés), y serán -desde luego- las minorías sexuales, los homosexuales en particular, o serán Frentes activistas y políticos compuestos transversalmente por una fusión organizada de todas estas figuras. En términos sociológico e históricos hablamos de la revolución sexual y cultural de fines de los 60 y principios de los 70 en USA y Canadá. El historiador de izquierda Eric Foner hablará del discurso de la libertad sexual de los 60 como "acto de contracultura", la "revolución del amor", junto a "las melenas y las drogas". Esta marea de izquierda cultural pujante de los países ricos, estaba compuesta por juventudes de las clases medias portadoras de un profundo malestar, y que a diferencia de la "vieja izquierda", no era ya la lucha de clases la consigna de boca en boca, sino denunciar al hogar como "prisión burguesa", el derecho al sexo sin reproducción y el aborto. (Foner. 2010, pp. 459-468)
Estas nuevas fuerzas del cambio cultural y social (no ya una revolución, sino una transformación desde dentro del sistema, punto a subrayarse), serán mentoras, o meramente el vector de una nueva "racionalidad de la gratificación", cuya función será hacer converger "razón y felicidad" sobre la base de un nuevo vínculo entre racionalidad social e "instintos", mediante lo que Marcuse llama el esparcimiento de la libido. (Marcuse, 2002, p. 207) Este esparcimiento de la libido sexual tiene como primer obstáculo la familia moderna tradicional del mundo anglo-protestante, la cual será denunciada en los 60 como una forma de "prisión burguesa". Marcuse pone en manos de toda una generación vaciada de una adecuada teoría de la revolución social la moneda seductora del hedonismo sexual: el hedonismo, en tanto prosecución de la sensualidad, será el cliché con el que se intentará derribar la supuesta sociedad "represiva". Y cuestionar este ordenamiento presuntamente represivo no puede carecer de su corolario "sexual", allí donde Marcuse establece un cierto uso de Freud: si la sociedad represiva se basa en la familia monogámica y patriarcal‖ centrada en los usos sexuales de la genitalidad al servicio de la reproducción, entonces, al derribar las instituciones tradicionales, ello llevará a la reconfiguración de la sexualidad como orden descentrado de la genitalidad. Estamos, así, ante el ascenso de los "placeres de pulsiones parciales": impulsos orales y anales por excelencia.
Valiéndose del psicoanálisis (y a nuestro juicio deformándolo), Marcuse planteará en una obra que presagia el espíritu del Mayo del 68 (nos referimos a Eros y Civilización), que se debería marchar hacia la disolución lisa y llana de las instituciones que han servido para configurar las relaciones humanas hasta ahora: abolir el matrimonio y la familia "patriarcales" basados en la monogamia. (Marcuse, 2002, p. 188) Condición ineludible para esto: debe cambiar la relación entre el eros humano, el deseo y las exigencias de la producción capitalista. En concreto, a mayor exigencia de producción mayor deserotización de los cuerpos, cuestión que Marcuse propone transformar. Marcuse dirá que la tecnología puede proveer una corrección histórica a la prematura identificación entre Razón y Libertad, pero ello no ocurrirá por sí mismo, sino que necesita del accionar político aplicado al caso, y de ese modo, ser utilizada la técnica en un esquema de adecuada racionalidad para pacificar y perfeccionar el ordenamiento humano. (Marcuse, 1993, pp. 262 ss.) Así, se vuelve necesario y atractivo para este gurú intelectual utilizar el desarrollo técnico para pulir la racionalidad opresiva heredada del capitalismo clásico y transformarla en aras de una nueva relación entre instintos y razón. (Marcuse, 2002, p. 185)

 La batalla cultural desde los medios: un nuevo 'mainstream' para las clases medias.

¿Cómo romper la estructura de la familia burguesa y de los usos sociales? Una de las tecnologías para "la corrección histórica a la prematura identificación entre Razón y Libertad" resultó ser, entre otras, el cine. Aquí aparece Hollywood, esa gran industria, funcionando muchas veces como un inusitado y auténtico ministerio de propaganda a nivel mundial y popular, en el marco de la globalización y la cultura del consumo de masas, promoviendo ciertas cosmovisiones a través del séptimo arte. Piénsese en una película como Deep Throat ("Garganta profunda"), film que asoló la ávida curiosidad del norteamericano promedio a principios de los años 70.  Protagonizada por la hermosa modelo publicitaria Linda Lovelace, se trató de la cuna germinal de la industria pornográfica del cine; film que mostraba -en plena eclosión de la revolución sexual de los años 70 en ese país- a una joven mujer que no lograba disfrutar del sexo convencional, pero a quien su médico le reveló el por qué: su clítoris estaba en verdad en su garganta. Desde entonces, Linda protagoniza prácticas sexuales despreocupadas de la sexualidad genital, para potenciar el goce de sus pulsiones parciales orales. Es decir, Linda efectúa el pasaje de una sexualidad genital a un polimorfismo sexual. La genitalidad se había vuelto aburrida. Bienvenido el descentramiento genital de la sexualidad, contrapunto en el que se basaba la familia "burguesa"  de tiempos de preguerra. El sexo libre sin compromisos es la nueva ratio liberal y revolucionaria.
Cuando Deep Throat se estrenó fue tal el boom mediático que era menester estar al tanto de su trama dado que de lo contrario no se tenía tema de conversación en la mesa o en las reuniones de cotillón de la mojigata clase media estadounidense. Así, si la generación anterior aún prestaba observancia a la Biblia de Martin Lutero y a la oración de gracias antes de la cena familiar, a partir de los 70 una señorita norteamericana de clase media se proyectaba en Linda Lovelace como nuevo significante del mainstream cultural. La revolución deseante iba esparciendo sus chispas en un campo social altamente incendiario. Se iba esparciendo la libido sexual de las masas. Sin caer en tesis "conspiranoicas", nos interesa señalar que muchos de los capitales financieros que financian Hollywood se hallan emparentados a su vez con las agencias de Rockefeller y del Tavistock Institute, lo cual nos brinda una interesante línea de reflexión y análisis.  Naturalmente, la revolución sexual no se explica por los efectos mediáticos de Hollywood sobre el cuerpo social, sino que es sólo expresión de la misma, e indudablemente un puntal estratégico. Pero vayamos más a lo sociológico.

 Surge el feminismo radical: 

El feminismo radical había comenzado a fermentar desde fines de los años 60 en el mundo anglosajón. Redstockings (así como otros grupos) tuvo como figura fundadora y emblemática de fuste a la joven intelectual judía Shulamith Firestone, autora de una importante obra que apareció en 1973 en inglés: La Dialéctica del Sexo. En ella supo enunciar muy bien lo que el nuevo feminismo radical aspiraba a conseguir:

"De acuerdo con la concepción feminista radical, el nuevo feminismo no se limita a ser el renacimiento de un movimiento político organizado a la búsqueda de la igualdad social. Es la segunda ola de la revolución más importante de la historia. Objetivo: la destrucción del sistema más antiguo y rígido de clases/castas existente, el sistema de clases basado en el sexo –sistema fosilizado en el curso de miles de años y que presta a las funciones-tipo varón/hembra una falsa legitimidad y una permanencia aparente." (1976, p. 25)

Esta "destrucción" no pasaba sólo por el cuestionamiento de los roles y relaciones de poder "tradicionales" dentro del grupo familiar y su tipificación social, sino que había más: la propuesta del lesbianismo como acto revolucionario propio de las mujeres de izquierda. Este sector del feminismo es el ala radical "pos mayo del 68" del propio feminismo, hoy el ala más solapada, pero la más expuesta en aquel entonces. Algunos expertos lo han denominado "lesbianismo político". Algunas de sus exponentes más destacadas fueron Andrea Dworkin, Catharine MacKinnon, más recientemente Judith Butler. Pero esto no era ideológicamente del todo nuevo, sino que ya tuvo su antecedente en el pensamiento de Simone de Beauvoir en su famosa obra "El segundo sexo" en la Francia del existencialismo sartreano: "la mujer que se hace lesbiana porque rechaza la dominación masculina, saborea frecuentemente el gozo de reconocer en otra a la misma orgullosa amazona (...) una mujer que quiere gozar su feminidad en brazos femeninos, conoce también el orgullo de no obedecer a ningún amo". (2011, p. 360)
La historiadora del feminismo Alice Echols ha recogido numerosos testimonios de aquellos años, los cuales se resumen en: promoción de la subversión de los roles y valores tradicionales, así como un explícito anhelo de desestabilización de la familia tipo. (1989, p. XI) Cobra fuerza aquí para las feministas un lema altisonante del Mayo francés del 68: todo lo personal es político. Para estas miríadas militantes lo sexual es político. Las construcciones sociales son políticas.
Si la estructura de lazos a ser derribada es la que une en una cierta matriz de roles al hombre con la mujer bajo un modelo heterosexual, existe otra punta a ser atacada: la maternidad. Es que estos movimientos (como muy bien dice el antropólogo Marvin Harris), al ser el ala radical de la revolución sexual cultural, además de lo antedicho, se han encargado de producir todo un bagaje teórico en donde la maternidad es considerada como una pesada maldición impuesta por el patriarcado a las mujeres: si la mujer desea ser libre, si no logra lesbianizarse, al menos que rechace la maternidad como ideal. El embarazo es, para ellas, una deformación sobre el cuerpo impuesta por el patriarcado al servicio de la especie y los intereses de la civilización, y el feto es proclamado como un inquilino no deseado y hasta como un parásito biológico colocado por el patriarcado en el cuerpo de la mujer. La maternidad es considerada un estado de decadencia psicológica y física. (Harris, 2006, pp. 127 ss.) Shulamith Firestone hablaba de suprimir la niñez, es decir, el vínculo entre madre e hijo es el de una opresión mutuamente compartida, por lo tanto eliminémoslo. Liberar a la mujer implicará liberar al niño, dado que la opresión de la mujer está en la crianza y en sus funciones procreadoras. (1976, pp. 93 ss.) El corolario que se desprende de esto es la defensa del abortismo como postura ideológica en nombre de los derechos de la mujer. Como es de esperar, la mayoría de las mujeres no han adherido explícitamente a estos enunciados, pero ello no importa tanto de momento en que expresan una realidad que, aunque enunciada en otros términos mucho menos procaces, constituye la creciente tendencia de millones de mujeres que en Occidente renuncian a la maternidad en función de conservar un ideal de belleza corporal y un proyecto individual(ista) de vida. Adherir al espíritu de una época y sus enunciados va más allá del contenido explícito de los mismos; existe una dimensión colectiva y transindividual que captura las prácticas más allá del nombre en el que las mismas sean llevadas a cabo. Dice el propio Marvin Harris: "evidentemente sólo una pequeña minoría de las feministas mantiene estas posiciones extremas, pero a juzgar por la caída de las tasas de natalidad, el mensaje no ha caído en saco roto". (Harris, 2006, p. 128) Precisamente, ciertos grupos radicales como las Redstockings de New York tuvieron como consigna medular al abortismo, the issue of abortion, tal como le llamaban. (Echols, 1989, pp. 140 ss.) La mayoría de las mujeres no se atreven o no desean adherir a consignas tan radicales (y estas feministas lo saben, no son tontas) e insanas, pero ello no importa tanto, de momento en que el feminismo reformista, posteriormente a los 70, se desprenderá en sus raíces últimas, en una versión mucho más light y solapada, del propio feminismo radical, aspecto resaltado por la historiadora Alice Echols, pero con una diferencia de fondo: mientras el ala radical deseaba destruir el "sistema de clases" sexo-género, el reformismo feminista de izquierda apuntará a "revertir" el valor cultural del hombre. (1989, p. 6) Es decir: devaluar la masculinidad en lo cultural. Esto será un proceso histórico (por una vía o por la otra, la radical o la reformista liberal) de lo que Echols denomina female self-assertion. (1989, p. 14)
Un caso emblemático de cómo 'the issue of abortion' cobra ascenso es el caso de Canadá. En ese país apreciamos similares corrientes en los mismos años, defensoras de las mismas consignas: aborto libre y sexo libre sin compromisos. En 1968 cobró fuerza un movimiento feminista inicial salido de la Simon Fraser University, feminismo inspirado directamente en el 'new feminism' norteamericano, y cuyo núcleo fundacional estaba compuesto de activistas lesbianas veinteañeras y radicales. (Thomson, 2004, pp. 1-7) Esta corriente -que se extendió muy rápidamente a Vancouver y Ontario- tuvo una gran particularidad: su composición era auténticamente internacionalista, compuesta por estudiantes feministas provenientes no sólo de USA sino de Europa, especialmente Inglaterra. Entre sus fundadoras destacaron Margaret Benston, Andrea Lebowitz y Mary Cohen, estudiantes e intelectuales judías. Se presentaban a sí mismas como furious women. En 1970, bajo el lema The Women are coming! se grafiteó toda la ciudad de Ottawa, y, en palabras de la activista e historiadora Ann Thomson, se invadió el Parlamento y la Suprema Corte reclamando aborto libre, así como saboteando en los medios al Ministro Trudeau, difamándolo de cobarde y asesino ante la opinión pública internacional. (2004, pp. 51-61) Según dice la propia autora: 'We were very good at being very dramatic (...) and we did generate a fair amount of press'. (2004, p. 67)

Tolerancia represiva: la cultura de la "corrección política".

Hemos visto algunos corolarios sociológicos y culturales de la doctrina de Marcuse y de la Escuela de Frankfurt. Otra de sus consecuencias es la llamada cultura de la "tolerancia represiva". Marcuse es -junto a Gramsci- el gran ideólogo del pasaje de una izquierda marxista a una izquierda liberal, la cual teje sus artificios desde la sociología de la familia a la industria del divertimento y del goce, pasando por la revolución sexual de los 70 y el neomarxismo cultural mediático. Este modelo, que aspira a ser el único válido a instalarse, es la matriz de la llamada izquierda progresista. Se trata de una versión precisamente unidimensional del pensamiento humano, la cual al descalificar de antemano otras posibles versiones, produce una clausura en la mentalidad de las nuevas generaciones hijas de la posmodernidad en las sociedades del capitalismo tardío. (véase: https://www.youtube.com/watch?v=zH0Fsh4OmJI)
Precisamente, la "tolerancia represiva" de Marcuse consiste en la promoción cultural de la descalificación de todo pensamiento no-alineado con este modelo. Esta tolerancia represiva, entonces, la cual no es otra cosa que la racionalización de la intolerancia para la batalla cultural del neomarxismo, es la aptitud que desde los años 70 impregna el discurso de las nuevas generaciones identificadas con "la izquierda", la cual pulula sobre todo en la cultura academicista de las universidades occidentales. Hoy, la tolerancia represiva se ha esparcido y se ha instalado mediáticamente, afianzando la hegemonía cultural de la izquierda neomarxista.
Todos los paquetes ideológicos que componen las políticas de la izquierda progresista, tras el vaciamiento ideológico de los años 90, han sido producidos en las principales Universidades e Institutos de USA, lo cual, sin dudas, nos debe llamar a la reflexión, y a la reivindicación del disenso. Las mismas Universidades que produjeron la doctrina neoliberal de Milton Friedman en los 70, son las que una década después comenzaron a fabricar for export los paquetes ideológicos de la izquierda progresista, entre los cuales resalta la "new gender politics" (la nueva política de género). ¿Una simple coincidencia? Creemos que no lo es.

Reivindicamos el disenso, un pensamiento de ruptura para las nuevas generaciones respecto a la hegemonía cultural de la izquierda neomarxista, la cual es el arma del Imperio para seducir a los pueblos de la periferia, atándolos de pies y manos a la supremacía de un cierto modelo económico y cultural a cambio de medidas y políticas liberal-progresistas seductoras con las que se compra la adhesión y la consciencia moral de la juventud.  

Fuentes en vídeo:

1) Carena, Lucas & Dávoli, Pablo. (2014) Acción psicológica e ingeniería social. (Programa nº1 de "La Brújula"). Canal TLV1. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=Irn0Ofv50n4

2) Herbert Marcuse im Gespräch mit Ivo Frenzel und Willy Hochkeppel (entrevista alemana de 1976). Recuperado de http://www.youtube.com/watch?v=C5PU0EASi_Q

3) Historia de la corrección política (breve documental sobre el neomarxismo cultural y la Frankfurt School). Parte 1:  https://www.youtube.com/watch?v=s_hkYG3MtQw&list=UUXKDtOBiZqJn1osXxFbJK8Q

Fuentes bibliográficas:

1) Beauvoir, Simone de. (2011) El segundo sexo. Buenos Aires: Debolsillo.


2) Echols, Alice. (1989) Daring to be bad. Radical Feminism in America, 1967-1975. Minneapolis: University of Minnesota Press.

3) Firestone, Shulamith. (1976) La dialéctica del sexo. En defensa de la revolución feminista. Barcelona: Kairós.


4) Foner, Eric. (2010) La historia de la libertad en EE.UU. Barcelona: Península.


5) Harris, Marvin. (2006) La cultura norteamericana contemporánea. Una visión antropológica. Madrid: Alianza.

6) Marcuse, Herbert. (1993) El hombre unidimensional. Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada. Barcelona: Planeta - De Agostini.

7) Marcuse, Herbert. (2002) Eros y civilización. Barcelona: Ariel.


9) Thomson, Ann. (2004) Winning choice on abortion. How British Columbian and Canadian feminists won the Battles of the 1970s and 1980s. Canada: Trafford Publishing.